Información, Que opinan sobre atomizadores, Que opinan sobre dispositivos, Que opinan sobre eliquidos

CALADA EN SECO (DRY PUFF): ¿QUÉ ES Y CÓMO PREVENIRLA? ⚠️

Todos los vapeadores tememos la calada en seco porque ¡es horrible!. Si la has experimentado lo sabes; si no, confía en nosotros, lo es.

¿Que es la calada en seco (DRY PUFF)?

Dependiendo de los motivos y el momento, puede que ocurra de golpe, en la primera calada o que un día empieces a vapear, calada tras calada y empieces a notar cierto sabor a quemado, y finalmente, en una de las caladas, notas un golpe de garganta muy intenso, caliente, con un fuerte sabor a quemado y muy desagradable. Esto es una calada en seco (Dry puff), también llamado golpe seco (dry hit) o “churrasco”. No es solo desagradable, sino también perjudicial, por eso es tan importante evitarlos. Otro motivo para evitarlos es que estropean la resistencia y tendrás que cambiarla.

En general, lo que ocurre es que el algodón (o equivalente) de la resistencia (e incluso la suciedad que pueda haber en esta) se quema y tu vapeas el quemado…. En otras palabras, el atomizador se calienta y no hay suficiente líquido para vaporizar, con lo que el calor quema todo lo que encuentra susceptible de quemarse.

Hoy por hoy la tecnología no permite eliminar totalmente las posibilidades de una calada en seco, al menos de forma automática, pero siguiendo unas pautas podrás minimizar las posibilidades, y créeme, si ya has “sufrido” alguna ¡seguro que lo harás!.

Principales causas y soluciones

Liquido:

No hay suficiente eliquido en el ato. Con lo que acabamos de explicar es la causa más obvia, y aun así ocurre frecuentemente. La solución es simple: asegurarse siempre de que tenemos suficiente líquido. Si la mecha siempre está suficientemente empapada nunca tendrás un dry hit.  Si dejas que el tanque se vacié y la resistencia deje de estar totalmente cubierta, deja de absorber nuevo líquido, poco a poco drena el que tiene y si este se agota tendrás un golpe seco. Si tuviéramos que dar un nivel mínimo genérico para rellenar el tanque, estaría cuando al tanque le quede en torno al 25% de capacidad (aunque depende del modelo de atomizador); no obstante, lo mejor es rellenar cuanto antes. Además, no olvides que, en general y en particular cuando la resistencia sea nueva, te recomendamos que te tomes tu tiempo para empapar el algodón de la resistencia antes de llenar el tanque. Si no lo haces y das una calada antes de que el líquido empape, tus probabilidades de catar un “churrasco” aumentan considerablemente. Un truquillo que a muchos les funciona es, sin pulsar el botón de encendido, succionar por la boquilla para traer liquido hacia la resistencia, pero esto es solo un plus.

Resistencia:

Las resistencias son un consumible, por eso se desgastan y estropean con el tiempo. Unas resistencias viejas aumentan las posibilidades de dry puff, además de otros inconvenientes, por eso cualquier vapeador con un poco de experiencia sabe que hay que cambiarlas regularmente (el tiempo que duran depende de muchos factores: antigüedad y uso, calidad y otros atributos de la resistencia, tipo de vapeo etc.) y tener siempre al menos una de repuesto. El tamaño de los orificios de absorción y drenaje también influyen. Normalmente las resistencias sub-ohm tienen orificios suficientemente grandes, pero otros ohmniajes pueden tener orificios mas pequeños, en este caso prueba con otras resistencias con canales mayores; hay una gran variedad de marcas y modelos.

Potencia:

La potencia muy alta puede ser otra posible causa, entre otras cosas porque hace que el ato y la resistencia se calienten demasiado rápido, lo que no permite que el líquido empape completamente la resistencia. Reducir un poco el voltaje o la potencia (vataje) resolverá este problema. Por otro lado tampoco conviene bajar demasiado la potencia pues en este caso, al obtener poco vapor, daremos caladas más largas y más seguidas con el riesgo de secar antes las resistencias. Un estándar de potencia recomendable está en torno a 3,7v (en ningún caso se recomienda bajar de 3,2 voltios ni pasar de 4,2v máximo)

Flujo de aire:

Si tu dispositivo tiene control de flujo de aire puede ser que la ventilación esté completamente abierta, generando demasiado flujo de aire y haciendo que haya/pase demasiado aire (o demasiado rápido) sobre la mecha.

Si padeces golpes secos frecuentes lo primero sería bajar la potencia o el voltaje.

Después trata de dar caladas más largas y lentas, e incluso dale un respiro a tu vapeador acortando las sesiones, si fuera necesario.

Otras posibles causas de la calada en seco (DRY PUFF)

Si el problema continua prueba a variar la composición del líquido en lo referente a la proporción de VG y PG. Los líquidos con más VG son más densos, lo que implica que el algodón tarda más en absorberlo. En este caso puedes bajar el voltaje o el wataje (según el que vapees) o también puedes pasarte a un líquido con más proporción de PG. El propilenglicol es menos denso y es absorbido más rápidamente por la mecha de la resistencia.

Conclusión final:

No es posible decir con carácter general qué proporción de PG/VG evitará el problema, o cuánto dura una calada demasiado larga, o qué vataje o voltaje marcar, ya que, en buena medida, esto dependerá del dispositivo (incluido el ATO) que utilices. Por eso, si tu dispositivo no es muy bueno (o si se te ha quedado “pequeño” etc.), es posible que nada de esto resuelva bien el problema. Tampoco servirá si tu dispositivo se calienta habitualmente (esto es síntoma de varios posibles problemas). Llegados a este punto seguramente sea el momento de plantearte adquirir un nuevo dispositivo, algo más “serio” o de mejor calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *