Información

¿En el e-líquido que utilizan los cigarrillos electrónicos hay nicotina?

¿En el e-líquido que utilizan los cigarrillos electrónicos hay nicotina?

Los cigarrillos electrónicos no son ni tienen tabaco. Y esto ya se está reconocido oficialmente en la legislación europea y española que los clasifica como producto independiente del tabaco.

Básicamente un cigarrillo electrónico lo que hace es evaporar un líquido, calentándolo.

Los líquidos que se utilizan en estos dispositivos están compuestos esencialmente por una base (de Propilenglicol y Glicerina Vegetal en proporciones variables y conocidos como PG y VG) y aromas. Todas estas sustancias están presentes habitualmente en otros productos alimenticios, farmacéuticos, cosméticos etc. La nicotina es un componente o aditivo opcional. Como en muchos otros productos que consumimos, existen distintas calidades de cada una de esas sustancias y eso es lo que marca la diferencia, que sean o no de la máxima calidad. En nuestro caso solo vendemos productos elaborados con componentes de calidad farmacéutica.

Para saber más sobre sales de nicotina pincha aquí

¿Por qué se desarrolló el cigarrillo electrónico?

El cigarrillo electrónico se desarrolló para dejar de fumar y por eso también se pensó en líquidos con distintas proporciones de nicotina de forma que pudieran adaptarse a clientes que vinieran de distinto nivel de consumo de tabaco al tiempo que, para deshabituarnos, permiten ir reduciendo la cantidad de nicotina que usamos al vapear.

Método para dejar de fumar

El cigarro electrónico está sujeto a controversia, pero lo cierto es que, países como el Reino Unido, lo están prescribiendo en los tratamientos para dejar de fumar (deshabituación tabáquica), como herramienta para reducir los daños para la salud causados por el tabaco.
En relación con la salud, la nicotina no es muy diferente de la cafeína, la teína u otras sustancias similares y comunes en nuestra vida diaria, es decir no es lo realmente dañino del tabaco, pero si es lo que nos mantiene “adictos” al cigarrillo tradicional haciendo que sigamos absorbiendo el resto de las sustancias tan perjudiciales.

Legislación vigente

La legislación vigente (transposición de la Directiva Comunitaria) solo permite que la nicotina venga incorporada de fábrica en los envases de e-líquido de 10 ml, los más pequeños, con una concentración máxima de 20 mg por mililitro (en otros países desarrollados como EE. UU. son posibles concentraciones mucho más elevadas y es habitual ver niveles de 50 mg). En este tamaño (10 ml) podemos encontrar e-líquidos sin nicotina y con distintos nivele de nicotina para poder ajustar la cantidad a la necesidad de cada persona en cada momento. La cantidad o proporción de nicotina aparece reflejada en los envases.

En España para el resto de los tamaños (25-100 ml etc.), la nicotina no viene incorporada de fabrica y tendremos que añadirla nosotros, incorporando un nico-kit. Por ejemplo; los botes cuyo tamaño es 60 ml contienen 50 ml de líquido y espacio para incorporar un nico-kit de 10 ml, con una concentración de nicotina que puede ser de 10- 18 y 20 mg por ml. Al mezclarlo nos dará 60 ml de líquido y una concentración de nicotina, respectivamente, del 1.5%-3% y 3.3% En caso de no querer incorporar nicotina, también debemos incorporar un kit de 10ml de líquido (a 0 mg de nicotina) compuesto solo por glicerina y propilenglicol. En este caso sirve para equilibrar la mezcla y conseguir el sabor óptimo así cómo maximizar el líquido para vapear, optimizando el coste.

¿Cuánta nicotina es recomendable usar?

Además de facilitar el abandono del tabaco, la nicotina contribuye a emular la experiencia de fumar al ser el componente que proporciona “el golpe de garganta”, es decir la sensación que produce en la garganta y pulmones inhalar un cigarrillo tradicional. En el golpe de garganta intervienen también la resistencia y el dispositivo que utilizamos, pero, centrándonos en la aportación de la nicotina, podemos decir que a mayor proporción de nicotina más fuerte el golpe de garganta. El golpe de garganta al que estamos acostumbrados depende principalmente del tipo de tabaco que fumemos, no es igual en cigarrillos rubios suaves que en tabaco negro fuerte o si el cigarrillo es light o no. En este cuadro podemos ver una recomendación de nivel de nicotina según lo arraigado y fuerte que sea el hábito de fumar y el tipo de golpe de garganta al que estamos acostumbrados según el tipo de tabaco que estuviéramos fumando.

Le recomendamos encarecidamente que, al menos al principio, pruebe distintos niveles de nicotina hasta encontrar el que le aporta el golpe de garganta óptimo para usted.

Conclusión final

Queremos resaltar en este post que, cuando queremos dejar de fumar, es importante no perder de vista lo importante: la deshabituación es un proceso cuyo primer objetivo debería ser reducir->minimizar->eliminar el resto de las sustancias nocivas siendo secundario el objetivo de ir reduciendo la nicotina hasta, si queremos, eliminarla e incluso dejar de vapear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *